Une caméraUne caméra qui illustre les papiers contenant une vidéoPhylactèrePictogramme représentant un phylactère (bulle utilisée dans les bandes déssinées) servant à illsutrer les commentaires envoyés par les lecteursTrophéePictogramme représentant un trophée. Ce picto illustre la section résultats / classement de SOFOOT.com Logo FacebookIcone facebook faisant le lien avec la page Facebook de notre siteFlècheUne flèche servant à la navigation. Le sens de la flèche change en fonction du contexte où elle est utiliséeLogo Google +Lien vers notre page Google+Icone "Hamburger"Icone composé de trois lignes noires horizontales identiques, les unes au dessus des autres, servant à illustrer la notion de "menu".Logo, InstagramPetit appareil photo servant à lier vers notre page InstagramPouce vers le hautPictogramme représentant une main fermée en poing avec le pouce dressé vers le haut. Illustration de la notion de "like" des réseaux sociauxMoinsLe signe mathématique "moins" Appareil photoUn appareil photo qsui illustre les articles avec photoPlusLe signe mathématique "plus" LoupePictogramme représentant une loupe, illsutrant la notion de "recherche" sur le site.Répondre àUne flèche arrondie, pointant vers la gauche et servant à évoquer la réponse à un commentaireEtoileEtoile à 5 branches, illustrant la notion de "mise en favoris"Logo twitterPetit oiseau illustrant le lien vers notre compte Twitter
MATCHS 0 Résultats Classements Options
  1. // Argentina

"El rol de entrenador es generico : eres entrenador o no lo eres"

A sus 59 años, Ariel Holan es uno de los entrenadores más modernos y únicos del fútbol actual. En particular, porque ha dado forma a su método durante más de 20 años en los campos de hockey sobre césped. Después de ganar la Copa Sudamericana con Independiente en 2017, el hombre busca ahora un nuevo desafío. De regreso de un viaje de estudios a Europa, se toma el tiempo para hablar sobre el juego.

Modififié
Debes ser el único entrenador de alto nivel en el mundo, que comenzó con una carrera en otro deporte, ¿por qué?
En Argentina, en cada niño que nace, hay un futbolista dormido, yo no era una excepción a la regla.
"En Argentina, en cada niño que nace, hay un futbolista dormido..."
Jugué al fútbol hasta los 16 años en Banfield y al mismo tiempo estudiaba en un instituto bilingüe. Tenía clases de inglés por la tarde. Un día, el entrenador de Banfield vino a ver a mi padre y le dijo que si quería jugar, tenía que dejar de ir a la escuela por la tarde. Mi padre pensaba que yo no podía ser un gran futbolista y que el fútbol estaba hecho para unas pocas personas de las que yo no formaba parte. Yo no me rebelé, en ese momento, se respetaba la autoridad paterna. Entonces empecé a jugar hockey sobre césped en el Club Lomas.

Así que empezaste con el hockey sobre césped, ¿pero siempre has querido volver al fútbol?
Si elegí el hockey, fue porque me pareció lo más parecido al fútbol, por eso jugué y luego, muy rápido, tuve la oportunidad de empezar a entrenar a las chicas del club Lomas. Y entonces me di cuenta de que el entrenamiento era lo que más me gustaba. El fútbol estaba en un rincón de mi cabeza, para mí era mi vocación, siempre había pensado en hacer esta transición, pero en el hockey obtuve mucho crédito, gané varios títulos del campeonato argentino como entrenador del club Lomas. Luego tomé las riendas de la selección femenina uruguaya, con la que gané una medalla de bronce en los Juegos Panamericanos de Santo Domingo 2003. Y después de 25 años, dejé el hockey para hacer la transición al fútbol.

¿Es fácil hacer esta transición?
Había estado trabajando en esta transición desde el año 2000. No es difícil, en el sentido de que, para mí, el papel de entrenador es genérico. Lo que quiero decir es que eres un entrenador o no lo eres. La metodología, la forma de trabajar responde a modelos comunes en todos los deportes. Ser coach es como ser político, hay responsabilidades legales, legislativas, administrativas y ejecutivas, pero tú eres político. Ser entrenador es lo mismo, primero eres entrenador y luego viene el deporte en el que practicas. Por otro lado, me llevó años de práctica y diferentes funciones estando totalmente inmerso en el fútbol, para poder desarrollar mis ideas. Empecé desde abajo, como analista de videos, luego como profesor de fútbol para niños, luego en la academia de Argentinos Juniors e Independiente antes de convertirme en asistente y finalmente en entrenador principal. Tuve que pasar por todas estas etapas para sentirme legítimo.

Después de una primera experiencia concluyente, con Defensia y Justicia, en diciembre de 2016, tomaste las riendas de Independiente, tu club del corazón, ¿qué representa este club para ti?
En Argentina, todos los niños nacen con una camiseta y un balón. Mi padre me transmitió su amor por Independiente, un sentimiento que he tenido en mí toda mi vida. Mi relación con este club es muy especial, crecí en los años 70, iba al estadio todas las semanas cuando Independiente ganó 4 Copas Libertadores seguidas, una Copa Intercontinental. Es el primer club del mundo que ha ganado 12 trofeos internacionales, por eso se le llama Rey de Copas. Pero va mucho más allá. Este club también es mi relación con mi padre. Mi padre, sólo lo abrazaba cuando Independiente marcaba.
"Mi padre, sólo lo abrazaba cuando Independiente marcaba."
Era la única vez que teniamos lazos emocionales. La relación padre-hijo, la viví cuando celebramos un título, las emociones profundas surgieron en ese momento. Pertenezco a una generación donde había más distancia entre padres e hijos, no era como hoy. Creo que mi generación tuvo un vínculo emocional con su familia a través del deporte, que es un vehículo increíble para el vínculo social.

Cuando tomas a Independiente, inmediatamente te pones a recuperar lo que llamas la "mística del club", ¿puedes explicárnoslo?
Esa es la esencia del club, su ADN. Todos los clubes grandes tienen una mística, una identidad. Ajax, Barça, Independiente... Creo que cuando un entrenador toma las riendas de un club, de una institución, debe asegurarse de que la idiosincrasia histórica del club esté en consonancia con su idiosincrasia personal como entrenador. Es decir, si un club tiene una identidad basada en los ataques colocados, juego agresivo, no tiene sentido jugar contraataque, y defender a 70 metros de la portería contraria.

En el caso de Independiente, ¿qué fue este misticismo y qué hiciste para reinstalarlo?
Como decía, cuando crecí, Independiente ganó todo y el equipo jugó un fútbol muy ofensivo. Así que sobre el terreno de juego, busqué un sistema de juego que produjera un fútbol agresivo, dinámico y vertical, que es mi interpretación moderna del juego del Independiente de los años setenta. Obviamente en otro contexto, con jugadores y adversarios diferentes pero con el mismo ADN, para devolver este sentimiento de pertenencia a la institución. Llevé al vestuario, a los entrenamientos, a los jugadores detrás de este mito, a los que ganaron 4 Libertadores y el Intercontinental, Bertoni, Bochini, Pavoni, Santoro. Me pareció muy importante que transmitieran su pasión a los jugadores, que les explicaran lo que es Independiente. Para mí también es esencial que el 50% de los socios provengan del club. Y desde 1974, Independiente tiene un saludo especial que consiste en entrar en el campo, entrar en el círculo central y ver al público con los brazos en alto antes del partido, es un ritual como el haka de los All Blacks, que había caído en desuso, lo volvemos a poner en su sitio.

Cuando Independiente gano la Sudamericana, te pusiste a llorar. ¿Demasiado emocion ?
Soy un amante de mi profesión, pero entrenar al equipo que apoyas desde niño es un privilegio y una inmensa alegría. Es muy difícil explicarlo con palabras, porque no se trata sólo de fútbol, sino que te lleva a otros recuerdos, a momentos específicos de tu vida, que asocias con el fútbol. Recuerdas momentos específicos de tu vida, de tu infancia, de tu adolescencia a través de Independiente. Momentos que compartiste con tu padre y que de repente reaparecen.

Vidéo

Y cuando te echaron el pasado mes de junio, ¿Fue muy difícil?
Es doloroso, pero hemos conseguido ganar dos trofeos internacionales y mejorar las instalaciones del club.
"3 años en Argentina son 6 años en Europa, se gasta mas energía, todo se vive con tanta pasión que es diferente."
Cuando llegamos con mi equipo, el club estaba en dificultades económicas y deportivas y había sido relegado poco antes por primera vez en la historia. Y reconstruimos un club estable vendiendo por más de 60 millones de dólares (Tagliafico, Meza, Barco) Esto ayudó a equilibrar las finanzas del club. Desde el punto de vista de la gestión administrativa y deportiva, esto era esencial. Hay que tener en cuenta que casi 3 años en un gran club argentino es mucho tiempo. Culturalmente, no estamos preparados para un proceso como el de Wenger en el Arsenal o el de Ferguson en el Manchester United. Obviamente Wenger y Ferguson no son la norma, pero creo que muchos entrenadores duran 3 años en Europa. 3 años en Argentina son 6 años en Europa, se gasta mas energía, todo se vive con tanta pasión que es diferente.

La presión es mayor en Argentina?
La presión existe en todo el mundo porque la verdad absoluta de esta profesión, a la que te comprometes, son los resultados. En cualquier caso, el resultado es soberano. Pero en Argentina, vivimos tan apasionadamente que, por supuesto, va más allá de los límites. La pasión es un condimento que no existe tanto en Europa. Cuando fui a ver Alemania y Holanda recientemente, es un gran derbi y sin embargo la gente está sentada junta en algunas partes del estadio; cuando hay un partido de Argentina en los playoffs, hay una gran fuerza policial, los aficionados entran al estadio por diferentes calles. En el momento de un proyecto, esto tiene un impacto. En Europa, hay más respeto por el proceso y especialmente esta conciencia de que en ningún aspecto de tu vida puedes tener éxito de la noche a la mañana.

Si estamos hablando de filosofía de juego, ¿cómo definirías la tuya?
Mi filosofía de juego es una mezcla de lo que era como entrenador de hockey sobre césped y lo que vi cuando niño yendo al estadio de Independiente. El hockey es un deporte en el que la bocha está muy raramente en el aire.
"Mi filosofía de juego es una mezcla de lo que era como entrenador de hockey sobre césped y lo que vi cuando niño yendo al estadio de Independiente. El hockey es un deporte en el que la bocha está muy raramente en el aire."
El 80 o 90% del tiempo la pelota está en el suelo, en el cesped, esta idea de dominio absoluto del juego en el suelo y mi método de trabajo en general viene del hockey. Luego vinieron influencias externas como el Ajax de Rinus Michels y la Argentina de Menotti, que fueron marcas inborrables para un joven entrenador como yo que estaba construyendo su identidad. Cuando se trata de influencias modernas, me impresionó el proceso de Bielsa, la Alemania de Low también y luego Guardiola. Me atrae mucho lo que ha hecho Guardiola, cómo el juego de posesión puede desorientar al oponente, ponerlo fuera de posición. Su sistema defensivo, basado en un juego de ataque posicional permite desorientar al oponente, ponerlo fuera de posición. Su sistema defensivo se basa en un juego de ataque posicional y creo que el hecho de que sus equipos tengan más del 60% de posesión en promedio me llama la atención porque es una posesión que no es estéril sino que siempre se centra en el oponente.


Si volvemos al hockey, ¿hay algún concepto de hockey que pueda aplicarse al fútbol?

La gente a menudo me pregunta eso, pero yo he puesto muchos conceptos futbolísticos en mi hockey. He transferido muchos sistemas del fútbol al hockey. En la Copa Intercontinental, 72 73, Independiente jugó contra el Ajax de Cruyff, contra el Juventus, que era casi el equipo italiano. Me inspiré en el sistema defensivo de Juve, en el fútbol total de Rinus Michels. En realidad, el fútbol y el hockey sobre césped son dos deportes similares. La dinámica de control, pasadas es la misma. La búsqueda conceptual de la superioridad numérica entre las líneas, el deseo de estirar el juego, utilizar todo el ancho del campo, la importancia de la profundidad de la verticalidad, todo esto es esencial y natural en el hockey sobre césped. Hoy en día, los dos deportes se han alejado un poco más con la eliminación de la regla del fuera de juego en el hockey, pero conceptualmente ambos deportes pueden ser inspirados.

Otra cosa que te caracteriza como entrenador es tu uso extensivo de tecnología y datos, que no son comunes para un entrenador argentino.
El fútbol es el deporte en el que el azar tiene el papel más importante. El hockey, por ejemplo, es un deporte más lógico. Y la tecnología en el fútbol tiene un papel esencial que desempeñar para minimizar este margen de oportunidad.
"la tecnología no es una moda. Es una herramienta que optimiza todas las variables que influyen en el rendimiento de un atleta de élite."
Sobre todo si hablamos de la parte médica, porque si cruzas los datos GPS con los análisis bioquímicos de tus jugadores, dispones de datos sobre su estado de salud que te ayudan a optimizar su estado físico y a tomar decisiones, sobre todo para adaptar la intensidad del entrenamiento, personalizarlo, que es fundamental cuando juegas cada 3 días. También desde el punto de vista del juego, empecé a utilizar drones en los entrenamientos, porque las cámaras no son suficientes para entender el juego, para mejorar el proceso de aprendizaje de los jugadores. Mostrando a un jugador, cinco segundos después de haber realizado una acción, el plan ofrecido por un dron, le muestra de manera didáctica y formal lo que está haciendo bien y lo que necesita mejorar. El hecho de disponer de un software de animación que permite simular situaciones también es esencial para un entrenador conceptual. De la misma manera, el foco de atención en el ámbito cognitivo. Todo esto para decir que la tecnología no es una moda. Es una herramienta que optimiza todas las variables que influyen en el rendimiento de un atleta de élite.

Sin embargo, en Argentina, tenemos la impresión de que es difícil de explicar esto, cuando llegaste, te caricaturizaron como un científico loco del hockey sobre césped, con tu equipo de 12 empleados.
En Argentina, la mayoría de la gente aún no lo ha entendido. Vuelve a la forma apasionada en que pensamos sobre el fútbol y eso nos hace hablar mucho de agallas, etcétera. Por eso, también existe la convicción de que para entender el fútbol, para entrenar, hay que haber sido un jugador de alto nivel. No sé si soy diferente, pero a veces mi metodología es difícil de entender para los argentinos.

Hace poco hiciste un viaje a Europa, ¿cuál era el propósito?
Vi Alemania-Holanda en Hamburgo, luego fui a la academia del PSV y luego a la academia del Ajax para aprender sobre sus métodos de trabajo. Luego fui a Inglaterra, para discutir con Pep Guardiola en Manchester, Pochettino y Pellegrini en Londres. También tuve la oportunidad de hablar con los directores de los equipos, lo que me permitió entender 3 aspectos, la dirección del juego, el entrenamiento y el aspecto de la gestión deportiva. Ver lo mejor del mundo en términos de métodos de trabajo, ideas, gestión e infraestructura fue esencial para mí. Creo que un entrenador tiene que estudiar todo el tiempo. Este viaje fue fundamental, me permitió hacer una especie de gran revisión de mis conocimientos, hacerme preguntas esenciales para mejorarme.

¿Te gustaría entrenar en Europa?
Estoy totalmente enamorado de mi trabajo y cada día es peor! Así que entrenar en Europa sería un sueño. Porque en Argentina no estamos acostumbrados a trabajar en condiciones óptimas, a tener todo resuelto. Aquí, los autocares tienen el "lujo" de poder pensar sólo en su trabajo como autocares y, por lo tanto, en los resultados. Porque al fin y al cabo, todos quieren ganar.